El día después de mi charla de viajes (o “La decisión que tomó la Alura de hoy para la Alura del futuro”)

Toda la preparación de mi charla sobre Viajar, y más aún los momentos posteriores luego de darla – que son los que aprovecho para procesar todo lo sucedido y que no pase desapercibida por mi vida una aventura enriquecedora -, han confluido en la formación de una decisión rotunda que tomé: si los hechos futuros me lo permiten, luego de jubilarme, venderé todo (porque de esta vida no nos llevaremos más que lo vivido, así que no necesitaré nada material) y viviré mis últimos años en hostels y cruceros, viajando 
Soy la mayor de mis tres herman@s, a quienes les llevo entre 8 y 10 años, que serán jóvenes y estarán haciendo sus vidas y no voy a querer hincharl@s con mis mañas de vieja. Y aunque no me guste pensarlo, muchas personas que quiero ya no estarán conmigo y me esperarán, con suerte, en otro plano, donde ahora está mi papá, quien siempre me cuida en mis viajes… Este proyecto hace que tenga que ocuparme de algo a lo que mucha bolilla no le doy en mi vida porque tanto por ahora no me ha hecho falta (*toco madera*): mi salud. Tengo que llegar con energía para poder llevar esto a cabo.

En mi charla hablé de:
. los miles de beneficios que tiene el viajar, sol@s y acompañad@s: debería ser una experiencia que tenga en algún momento de su vida todo ser humano, y materia obligatoria en los colegios (cada persona puede crear e inventar nuevos motivos para viajar, los suyos propios)
. los viajes como Derecho Humano: solo por existir es nuestro derecho conocer el mundo en el que nacimos y nuestro deber hacerlo valer y ejercerlo sin que nadie nos lo impida
. la espontaneidad, la conexión con el “ahora” y el paso del tiempo en los viajes
. las nuevas conexiones neuronales que nos brindan las nuevas vivencias de viajes
. las conexiones de los viajes con la lucha por nuestros sueños, por nuestra vocación y, en definitiva, por nuestra felicidad
. el crecimiento al que nos exponen los viajes: nos dan superpoderes que en la vida normal no tenemos, ya que solucionamos problemas, vemos todo con otros ojos, estamos más dispuestos a ver todo de forma positiva y aprender de ello; nos quita el miedo a la incertidumbre
. la magia que los viajes traen a este mundo y a nuestras vidas
. la felicidad que los viajes nos dan y una cualidad que todo ser humano sabio adquiere: sabiduría y autoconocimiento. Todo ello logra un mundo de gente feliz, del que surgen líderes creativos que aman su humanidad.

Espero haber podido convencer a más personas a que viajen, a que incentiven a otr@s a hacerlo; a que se animen, dejen las excusas y las “fiacas” de lado y emprendan ese viaje que tienen postergado, y les haya podido demostrar que no es necesario ni que sea a un lugar lejano ni tener mucha plata: VIAJAR NO ES CUESTIÓN DE DINERO SINO DE CORAJE.
La intención es poder crear una legión de viajer@s que lleven la pasión por los viajes a cada rincón del mundo y genere aún más seguidores del movimiento para que lo continúen cual discípul@s. Porque un mundo con gente que viaja es un mundo más armónico, con personas más felices que no hinchan las pelotas 🙂

Todo esto fue lo que finalmente en mi mente formó esta decisión  Y lo que más me gusta es que, entonces, voy a DESEAR llegar a vieja, voy a esperarlo con ansias y no voy a renegar cuando vea que el pelo se me pone todo blanco y vienen las arrugas: será un signo de que falta poco para cumplir mi deseo 

Y hoy más que nunca: por tu atención muchas gracias 🙂

¿Te gustó? Compartilo y suscribite 🙂

Deja un comentario