Entrevista a Andrea Perez, guionista y actriz

Conocí a Andrea solamente por Facebook, porque hizo una publicación en una página de castings de la que soy miembro, y me pareció un paso importantísimo a su corta edad: en ese posteo ella contaba todo lo que hacía y abría mil posibilidades, mostrando una gran energía ante la vida, y mucho valor. Su publicación no pasó desapercibida y me pareció que su historia y forma de ver las cosas podrían inspirarnos, como es lema de esta sección de mi blog.

Los dejo con Andrea, una persona de gran coraje, que, estoy segura, llegará muy lejos cumpliendo sueños, propios y ajenos.

Alura: – ¿Cómo te definirías y quién sos?

Andrea: – Me defino como una Ariana que honra su signo, en resumen de cómo soy. Pero siento que mi fortaleza en toda mi vida me ha hecho quien soy ahora y me ha traído hasta aquí.

Alura: – ¿Qué sueño tenías que pudiste cumplir y cómo fue ese proceso? ¿Qué pensabas cuando se presentaban dificultades en el camino de su cumplimiento? ¿Qué sentiste cuando se cumplió y lo viste hecho realidad? Contanos tu historia 🙂

Andrea: – Tuve numerosos sueños a lo largo de la vida y que cada vez se han ido acomplejando más, como un video juego: me encanta relacionar la vida de este modo. Va todo como si fueran niveles y jefes a superar… El primero, supongo, fue el de ir al viaje de egresados en la primaria que flaqueó hasta último momento. Pero fue así… En su momento el precio era una locura pero habían dicho que era gratis por diez días para todos. Para mí era salir de Mendoza por primera vez en mi vida y me ilusioné muchísimo.
Hacia el último tiempo se vino abajo, pero al rato la maestra dijo: “nos vamos a Mar del Plata, a San Clemente”, justo después de que la otra maestra nos diera un discurso de que la vida no podía darnos todo lo que queríamos. Las palabras de ella fueron destrozándome mientras hablaba, pero la otra me devolvió la alegría.

Y el otro sueño que tuve, mientras viajaba en un micro con mi papá, fue el de escribir un libro, luego de que mi profesor de secundaria leyera un cuento que había escrito y dijera que le conmovió mucho la manera en que lo redacté. Era una consigna de armar una historia con tres oraciones. Él se lo llevó para agregar a un libro fotocopiado a otro colegio, pero nunca me lo regresó. Sólo sé que hablaba de consecuencias de un mundo apocalíptico luego de los problemas ambientales actuales, apuntando hacia el drama y ciencia ficción. Me sentí inspirada en aquel micro días después y habré pensado por el lapso de una hora en escribir un libro con la intención de publicarlo.

Así fue, escribí el primero, La maldición de Greybach, toda una historia, sin poemas ni canciones. Desde que tengo memoria jugaba con mi hermana con las barbis y hoy puedo decir que creábamos novelas con ellas y los muñecos Ken. Mis papás nos hicieron una maqueta de papel de 3 por 5 metros supongo, edificio por edificio y usábamos los autos de los huevos kínder o juguetes que teníamos. Pero solíamos unir todo en esa “novela”.

Me fui por las ramas otra vez, pero una vez que decidí hacer el libro, estuve un mes para escribirlo y luego llegó la odisea de pasarlo a PC. Lo escribí a mano porque en ese momento no tenía computadora. Y fui a la casa de un compañero de colegio (yo tenía 14 años) y me sentí incómoda. Después fui a un cíber pero a pesar de que costaba 1 peso la hora me resultaba muy caro y nos llevaba mucho tiempo. Entonces después le pedimos ayuda, con mi mamá, a una maestra de primaria en un buen tiempo donde mi ansiedad me impedía a dormir (no sé si empecé ahí a tener problemas de insomnio que hasta hoy tengo),  y pude transcribirlo y corregirlo gracias a ella para poder presentarlo.

Mis padres me acompañaron en el proceso para averiguar cómo editarlo o presentarlo a algún lado. No quería que fuera un concurso… quería que fuera algo más. Al año siguiente, al principio, por Fondo Provincial de la Cultura 2008, pude presentarlo, y quedó seleccionado para mediados de ese mismo año entre tantos proyectos; y en el 2010 ya lo tenía editado. En el momento en que lo leí, me emocioné muchísimo porque fue algo que había esperado muchísimo.

A partir de ahí, seguí escribiendo una saga que si la leo hoy, huyo. La reharía toda completa. Es de fantasía épica, medieval. Estuve todos mis años de secundaria, acortado por uno, con unas temáticas familiares me llevaron a tener problemas depresivos y asuntos con juzgado de familia. Escribir siempre me ayudó a salir adelante. Y lo sigue haciendo ahora.

Actualmente tengo proyectos de niveles altos, y todos apuntando a lo mismo: para el mundo de todo lo que es audiovisual.

Hace un año y medio vivo en Capital Federal, felizmente comprometida y con una relación de 3 años… Lo conocí en un encuentro de PAKUA, donde practico artes marciales y armas con filo desde el 2011 hasta la fecha y que pausé hasta hace poquito. En realidad llegué acá y no seguí practicando para poder centrarme en buscar un trabajo. No me fue muy bien y hay cosas que aprendí y me han formado duramente en poco tiempo. Pero como siempre digo, lo que no mata, te hace más fuerte. Antes de venir estudié en la Universidad Nacional de Cuyo de Mendoza la carrera de Comunicación Social y a la vez empecé a escribir mis primeros guiones. Uno de una serie en la que sigo trabajando y películas, todo de drama, suspenso, mucha ciencia ficción y muchos toques de humor para que las tramas no sean densas.

Vine con la idea de ejercer el periodismo, de actuar, de dar vida a esos guiones, de dar clases de artes marciales y armas. Y que muy lentamente voy concretando. Estudio actuación con Roxana Random en Teatro Espacio Abierto, me apunto a todo casting que haya, sesiones de fotos, porque el modelaje y la fotografía también me interesan mucho… y un interés más que me nació cuando empecé con la idea de independizarme de mi familia y que nunca esperé fue el de cocinar. Amo cocinar pero no tengo ningún curso y a la hora de entregar currículums, nadie me llamaba. Hoy trabajo en una empresa donde mis habilidades son enteramente mermadas pero si no lo aceptaba, dejando de lado el abocarme a mis sueños, iba a tener problemas…

Alura: – ¿Qué nuevo sueño/proyecto tenés ahora?

Andrea: – Mi mayor sueño hoy es darle vida a la serie y a alguna película. No soy profesional en guiones. Siempre tuve problemas económicos en mi familia y ahora la prioridad es tener un departamento sin depender de mis suegros. Deseo unirme a algún equipo de trabajo, a alguna productora, porque sé que mis guiones tienen errores. Pero estoy segura de que las historias podrían gustar mucho porque tocan temáticas sociales que se viven hoy. Sé que puedo conseguirlo y estoy en esa búsqueda.

Alura: – ¿Qué querías ser cuando eras chica? ¿Por qué?

Andrea: – Uhm… doctora, periodista… astronauta…. Porque siempre me gustó la adrenalina, la acción. Y estuve en el pre-universitario de Medicina pero con todo lo que quería hacer, me di cuenta de que no iba a poder con una carrera tan compleja, aunque pienso seriamente que en algún momento de la vida haría al menos un curso de paramédicos (claro está, de los que van en las ambulancias) o enfermería.  Quise ser bombero, o policía. Y tuve el sueño roto, que me destrozó mucho, de ir a la Armada Naval. Pero por la miopía, con y sin corrección, más el miedo médico que me indujeron por la idea de operarme, me hicieron no intentarlo. Y es algo que lamento. Si hoy pudiese volver a intentarlo, me arriesgaría.

Alura: – ¿Qué consejo le darías ahora a tu ser del pasado cuando eras más joven?

Andrea: – “No llores por quien no derrama una sola lágrima por vos, por quien no te valora, por quien no te busca, no vale la pena. Aferrate a tus sueños, sé tu propio timón y no dependas de nadie ni de nada”. “Espera lo inesperado”. Es un consejo complejo pero que he aprendido a los palos.

Alura: – ¿Qué es lo que más te gusta de tu actual profesión? ¿Qué le cambiarías? ¿Por qué lo hacés?

Andrea: – Voy a decir que es la radio… que estoy en un programa a cooperativa dando una columna donde complemento con Red de Mascotas, donde toco temáticas de salud, de cuidados y bienestar además de entrevistas y publicar adopciones y búsquedas. Al principio de este año, en la desesperación de cambiar de trabajo, se me ocurrió la idea. Y lo hice con la auto promesa de llevarla a la radio o TV en algún momento porque es una idea que tengo desde hace años. Ahora mi columna peligra. Pues sigue tocándome lo económico y debo buscar sponsor para la radio.

Alura: – Si tuvieras que elegir otra profesión, ¿a qué otra cosa te dedicarías y por qué?

Andrea: – Actuar en una serie de televisión, además de dar ideas para programas de TV. Me gusta que el ámbito en donde estoy crezca. También redactar notas y, volviendo a la acción, realizar crónicas policiales para algún medio.

Alura: – Si supieras que no vas a fracasar y que por arte de magia todo lo que hagas este mes te va a salir bien, ¿qué harías?

Dar vida a los guiones de películas y series, actuar. Trabajar de eso y ganar lo suficiente para una casa, no pido más. Bueno sí… tener hijos. Muchos.

Alura: – Si supieras que hoy es tu último día en este plano, ¿a quién te gustaría ver y qué le dirías? 

Andrea: – Difícil pregunta. Creo que desearía ir a tirarme en un paracaídas o meterme a un crucero. Me gusta pasar tiempo sola, disfruto de eso.

Alura: – ¿Quién es tu héroe/heroína y por qué/qué hizo? ¿Qué tiene que tener una persona para que la admires?

Andrea: – Me sentí identificada con Natalie Portaman, en su personaje en la película V de Venganza. Me gustó toda la trama con esos actores tan geniales.
Una persona tiene que ser sincera, honesta, segura de sí misma para que la admire, que no le guste estar estancada en lo mismo. Que quiera crecer, aventurarse.

Alura: – ¿A qué le tenés miedo y por qué?

A las pesadillas de ojos y dientes. Es algo con lo que he luchado toda mi vida. No sé de donde nació el trauma, pero no soporto ver ojos lastimados y los asuntos de dientes. Temo que me pase algo así quizás.

Alura: – ¿Cuál fue tu peor error? ¿Te gustaría borrarlo de tu historia? ¿Por qué?

Andrea: – Sinceramente, no lamento nada, porque todo me sirvió para aprender. Aunque si pudiera regresar el tiempo, daría una lección moral a los compañeros de colegio que me hacían bullying. Y nunca quise que me cambiaran de colegio, porque me daba miedo de que fuera peor. Pero siempre lo padecí, incluso de parte de los maestros y uno que otro profesor.

Alura: – ¿Qué superpoder tendrías?

Andrea: – Volar, conocer y sacar fotos desde altura. Simple.

Alura: – Si pudieras pasar una tarde con un personaje histórico, ¿con quién sería?

Andrea: – ¿Personaje de historia? Supongo que… Hitler, para preguntarle por qué hizo tales cosas, con qué necesidad. O los dictadores que hicieron tanto daño.  Decirles que la guerra no era necesaria, que la gente inocente no tenía que pagar por culpa de nadie. No entiendo por qué la mayoría de las personas que conozco son tan estructuradas en sus ideas… tan cerradas.
No tengo un personaje exacto.

Alura: – Si supieras que vas a morir dentro de un año, ¿cómo cambiarías tu forma de vivir?

Andrea: – Me dedicaría a tomar mis maletas y largarme a viajar por el mundo, viviendo en base a mis habilidades. Puedo ser muy carismática si quiero. Pero como buena ariana, suelo ser muy fría y cortante. Siempre veo quién merece palabras duras o no.

Alura: – ¿Preferirías viajar al futuro o al pasado? ¿Por qué?

Andrea: – Al pasado, me gustaría ver esos estilos de vidas de antes, de comprenderlos. Aunque el futuro también es muy tentador, para ver cómo serían las cosas y las vidas, totalmente distintas a las del pasado, por lógica.

Alura: – ¿Qué tipo de personaje famoso querrías ser?

Andrea: – Me gustaría ser como Ian Somherlader y Nikki Red. Tengo mucha admiración por ellos, por sus proyectos y la vida que llevan. Pienso que son un gran ejemplo.

Alura: – ¿Qué es aquello que no soportás en los demás?

Las mentiras e hipocresía. Mucho menos soporto la manipulación y tengo gran habilidad para detectar eso.

Alura: – ¿Cuál es tu refrán favorito?

Andrea: – Eh… cuenta el “Mejor prevenir que curar”, y cuánta razón  ha tenido!

Alura: – ¿De qué forma equivocada creés que te juzga la gente que aún no te conoce?

Andrea: – La verdad nunca lo supe. Solo le caigo bien o mal… Sinceramente nunca supe los motivos.

Alura: – ¿Dónde serían tus vacaciones ideales?

Hoy, un viaje a Europa por tren durante un mes o más.

Alura: – ¿Qué te gustaría cambiar de la forma en la que fuiste criada?

Andrea: – Estoy segura de que cuando tenga mis hijos, no voy a hacer muchas de las cosas que me hicieron, pero admito que la crianza de mi familia me hizo ser quien soy ahora.

Alura: – ¿Cuál es el mejor recuerdo de tu infancia?

Andrea: – Cuando mi papá nos traía a mí y mi hermana los huevos Kinder los sábados y nos hacía las calles con madera y dos clavos en el patio para jugar con los autitos y muñecos.

Alura: – ¿En qué lugar del mundo te gustaría vivir?

Andrea: – Estados Unidos. Creo que ahí podría crecer muchísimo más en lo que es actuación, pero mi inglés no es totalmente fluido.

Alura: – ¿Qué motivación mueve tu vida?

Andrea: – La fortaleza que llevo dentro para seguir adelante con mis sueños. La esperanza es lo último que perdería y estoy muy muy aferrada a ella.

Alura: – ¿Cuál es tu tema de conversación favorito?

Andrea: – Video juegos, sí… me gustan los juegos.

Alura: – ¿Cuál es la mejor pregunta que te han hecho o que podrían hacerte?

Andrea: – “Cómo estás vos, no las novedades de tu hermana”. Fue lo que me enamoró de mi chico en su momento. Porque hubo un asunto familiar y todos preguntaban qué pasaba y no cómo estaba yo.

Alura: – ¿Cuál es tu palabra favorita?

Andrea: – “Estrategia”. Si no se puede por un lado, hay que ir por otro.

Alura: – ¿Qué mensaje te gustaría dejar a los lectores de este blog?

Andrea: – Que hay que luchar aunque cueste, que no hay que perder la esperanza con los sueños. Hay gente, incluso la que está a tu lado, que puede decepcionarte y desilusionarte mucho. No hay que quedarse destrozado siempre, hay que levantarse en algún momento. Hay que esperar siempre lo inesperado: una frase que me enseñó mi maestro en Mendoza, de artes marciales y armas en Pakua.

Preguntas bonus track:

Alura: – Si tuvieras que contar la historia de tu vida, ¿cómo lo harías? ¿Le darías un final o terminarías algún capítulo de alguna manera en particular?

Andrea: – Creo que como lo he hecho en esta entrevista… en un libro o una película de drama, suspenso, acción, adrenalina. Terminaría con un capítulo abierto, o secuelas, por los hijos que deseo tener.

Alura: – Si pudieras leer la historia de tu vida, ¿te animarías a leer el final?

Andrea: – No… Me gusta la intriga.

Alura: – Cuando surgen dificultades, ¿qué hacés para motivarte y no decaer?

Andrea: – Escribir, cocinar, dormir.  O hablar con alguna amiga.

Alura: – ¿Cómo te gustaría ser recordada? ¿Qué te gustaría que ocurriera en tu último día aquí en este plano, y qué te gustaría que ocurriera luego?

Andrea: – Me gustaría ser recordada como alguien que tenía gran fortaleza y que creía tanto en sus sueños que se materializaban. Que hay que creer, querer y hacer.

Pueden encontrar a Andrea en los siguientes links:
.https://www.linkedin.com/in/andrea-emilia-p%C3%A9rez-garc%C3%ADa-a5b574113/
.Instagram: AndreaP46140335
.Twitter: https://twitter.com/AndreaP46140335

¡Gracias, Andrea, por concedernos esta entrevista!

Te deseo una próspera vida llena de deseos cumplidos y que sigas abriendo posibilidades 🙂

¿Te gustó? Compartilo y suscribite 🙂

Deja un comentario