Pienso, luego viajo. Viajo, luego existo

Alumna: de Picciotto, Alejandra (Alura)

Tema: VIAJAR ES LA RESPUESTA A TODO

Problema (en el sentido filosófico como pregunta): ¿por qué viaja la gente?

Propósito: explicar los beneficios de viajar en la vida humana

 

Las cosas no iban del todo bien… No podía evitar sentir bronca por ello. Los hechos desagradables se me acumulaban, o, tal vez, mi visión de la vida estaba tan nublada que todo lo que me ocurría para mí ya no era bueno. Ejercité mi poder de aceptación y reflexión, hasta que comprendí varias cosas:

1.      la vida es corta

2.      la vida es tan simple (o complicada) como nosotr@s la hagamos

3.      hay que hacerse la pregunta: si supiera que me estoy por morir, ¿qué me gustaría hacer/haber hecho? Y hacerlo. Recordar el punto 1. Y repetirse lo que es importante para un@ mism@. Lo demás no importa. No hay que perder el tiempo en lo que no nos vale la pena.

4.      hay que fluir con lo cambios, aceptar aquello que no puede cambiarse, disfrutar del ahora. Y si el ahora no es grato, transitarlo sin resistirse, aceptar que a veces está bien estar mal, llorar, patalear, y saber que todo pasa. Todo es pasajero.

Esa tarde, todo me indicaba que la vida me estaba empujando a irme. Mi deseo siempre había sido viajar por el mundo, a lugares lejanos y tan distintos a mi rincón que pudieran darme un shock de aprendizaje que me hiciera olvidar lo demás. Esa tarde hice un click, uní varios hechos unos con otros y todo eso formó una conclusión y una decisión: debía viajar. Así que me prometí que viajaría por el mundo en todo lo que me quede de vida… En ese viaje, además, investigaría los motivos que cada quien tiene para viajar. ¿Por qué nos gusta tanto esa actividad de movernos de un lugar al otro?

En lo personal, cada vez que me preguntan por qué viajo, tengo varias respuestas, y muchas son recopilaciones de lo que otr@s viajer@s han expresado:

.porque me ayuda a crecer y soy adicta al movimiento y al aprendizaje
.porque me ayuda a respaldar mis teorías de vida
.porque es una manera de conocernos, y al conocer a otr@s, nos conocemos a nosotr@s mism@s, lo cual nos hace seres más felices que creamos un mundo mejor y más armónico… y la gente feliz no hincha las pelotas ni se joroba a sí misma
.porque me desprende de prejuicios, fanatismos y fundamentalismos que causan broncas y enojos que podrían evitarse
.porque creo en la interconectividad y siento que conectar personas, ideas y lugares es un súperpoder 🙂 Es hacernos sentir a tod@s parte de una misma geografía
.porque me ayuda a descubrir mis pasiones, habilidades, limitaciones, mi amor propio y hasta me ayudó a descubrir mi verdadera vocación
.porque siempre estuve obsesionada con el viaje en el espacio-tiempo y viajar a otras culturas/países es una forma de hacerlo, de descubrir, de asombrarse, explorar, de soñar, de hacer que el tiempo transcurra distinto…
.porque siento que me hace una mejor ciudadana, con más posibilidades, con más creatividad, que puede darse el lujo de comparar y reflexionar
.porque es lo que me gusta hacer, y me alegra poder hacer aquello que me gusta y cumplir mis deseos
.porque me hace sentir millonaria en experiencias, lugares, amig@s del mundo, vivencias
.porque, pase lo que pase, a mis viajes realizados jamás me los podrán quitar y es lo que recordaré antes de irme de este mundo: el haber podido conocerlo
.porque transforma realidades y me hace ver la magia de los acontecimientos y la vida: me transforma a mí misma, y las consecuencias de un viaje se vuelven impredecibles, y haciendo un pequeño acto puedo afectar el universo entero… eso es magia
.porque me conecta conmigo misma y mis sentimientos y emociones
.porque a veces los destinos me eligen a mí
.porque aumenta mi fe en la humanidad al experimentar la solidaridad que anda ahí afuera y que no suele ser noticia
.porque, gracias a las nuevas vivencias que ensanchan mi espectro de experiencias, se establecen nuevas conexiones neuronales que me permiten encontrar novedosas y creativas soluciones a problemas que tenía hace tiempo
.porque es fluir, inspirar, aprender y hacer magia
.porque me ayuda a ser espontánea
.porque me posiciona en el ahora, y me ayuda a no pensar en el pasado (que no se puede cambiar) ni en el futuro (que jamás llega): solo tengo el ahora y viajando es cuando más puedo apreciarlo
.porque no podría hacer otra cosa

Viajando abrimos posibilidades, descubrimos lo que otros seres humanos, como vos y como yo, hacen; comprendemos que las cosas pueden hacerse de otras maneras igualmente válidas; aprendemos a pensar distinto, a comparar y reflexionar, a ser ciudadanos más responsables que podemos darnos el lujo de parir líderes creativos que nos representen de manera ética y digna, de votar a conciencia, de hacer una sociedad mejor que la que nos han dejado… y vemos que detrás de cada color de piel, religión, comida distinta, manera de vivir, se esconde alguien como nosotr@s, y esa persona es un poquito nosotr@s también… así que en definitiva es conocer una parte propia, es vernos reflejados como si fuéramos espejos que van por el mundo.

Conclusión: todo viaje es una excusa para volver a nosotr@s mism@s, para encontrarnos con nuestro propio ser.

***

Suena el timbre. Alura atiende el portero eléctrico:

Alura: – ¿Hola?
Cartero: – Sí, tengo una entrega de FedEx para… (hace pausa) Alejandra de Picciotto.
Alura: – Sí, ahí bajo.

Luego de unos momentos, Alura entra nuevamente con una sonrisa y llorando de la emoción piensa: “¡Llegó mi pase para el shinkansen de Japón! ¡Justo a tiempo!” Lo pone en la mesa.
Durante toda la tarde, arma su valija y su mochila.
Llega la noche y escribe en su diario:

Mañana voy a tomar mi avión a Roma para luego tomarme el que me lleva a Tokio. Un mundo nuevo me espera. Será mi primer contacto con Asia, con una cultura milenaria, de la que conozco poco y nada. No podré pasar desapercibida. Ahí *yo* seré “la diferente”, “la rara”, “la nueva”. No me molesta, ya estoy acostumbrada: fui a más de 10 escuelas, ya sé lo que es ser la nueva. Ojalá salga todo bien”.

Deja su diario en la mesita de luz, apaga la lámpara de sal y se duerme.
Tiene varios sueños, con diferentes títulos.

Sueño 1: Floja de papeles
Llega a Tokio, va a migraciones y no la dejan pasar. Le falta algo, un documento, y la deportan. Cuando quiere hablar o gritar no puede.

Sueño 2: La valija
Llega a Tokio. Va a migraciones, piensa que le falta un papel pero lo encuentra. Pasa y va a Aduanas. La valija pasa por el scanner y sale algo raro en pantalla. Le abren la valija y ahí se da cuenta de que esa valija no era de ella y estaba llena de cosas traídas en contrabando. Llora en inglés diciendo que no es su valija. Vienen las fuerzas de seguridad a arrestarla.

Sueño 3: El purgatorio
Llega a Tokio. Va a migraciones y pasa sin problemas. Va a Aduanas, pasa la valija por el scanner. Le preguntan de dónde viene y qué hay adentro. Pasa sin mayor problema. Y cuando sale al exterior, ve que vuelve a entrar a Argentina… “No puede ser”, piensa; “Yo viajé dos días enteros para llegar a Tokio. Tengo que estar en Tokio”. Vuelve en sus pasos para volver a salir por esa puerta al exterior… pero vuelve a ingresar a Argentina. Quiere gritar y no puede. Por mucho que lo intente, siempre sale al mismo lugar: es como si al salir, entrara al mismo lugar del que está saliendo. No hay salida (o no hay entrada). “¿Pero dónde está Japón? ¿Dónde está Tokio? ¡Me estafaron! ¡¿Cambiaron el mapa?! ¡Yo pagué para llegar a Tokio! ¿A dónde caí? ¡Voy a demandar a todos!”

Se despierta. Se alivia porque eran sueños, pero se siente intranquila.

***

De Buenos Aires a Roma no hay nada documentado porque durmió casi todo el vuelo. De Roma a Tokio, escribió en su diario:

Dejo atrás:
.un corazón roto, algunos proyectos frustrados, una sociedad que no me convence, broncas y personas que preferiría no ver más.
Voy al encuentro de:
.una nueva cultura, aprendizaje, crecimiento, nuevas personas cuya aparición me pueden cambiar la vida, y las consecuencias y ramificaciones de esto pueden llevarme a cualquier lugar… Me asusta un poco. Pero eso, también, es la vida. Tengo muchas ganas de camuflarme en la nueva cultura y jugar a ser de allá.
En Roma no sabía dónde quedarme durante la noche, así que consulté en el punto de información qué lugar cercano me recomendaban: la chica que me atendió, súper amable, me recomendó un Bed&Breakfast económico, cercano, cómodo y confiable llamado “Fly in the World” en Fiumicino (@B&B – Hospedagem “Fly in the world”), cuyo dueño me pasaba a buscar por el aeropuerto. Se llama Luca, es italiano y su esposa es de Paraguay. Me prepararon un desayuno genial, que ya estaba incluido en el precio, y me devolvieron en auto al aeropuerto. En el Bed&Breakfast conocí a una francesa muy cordial que había perdido su vuelo de regreso y tuvo que quedarse allí. Lloraba porque debía regresar a su trabajo y llegaría un día después. No sabía si su jefe se enojaría… las ramificaciones de los viajes.
Quizás los viajes ponen todo en su lugar. Solo hay que tener paciencia y observar hasta que las cosas se acomodan. Y si no nos gusta cómo se acomodaron, hay que volver a viajar hasta que quedemos conformes… un poco como en el capítulo de Los Simpsons cuando Homero viaja al pasado para modificar su presente… Por eso, viajar es un poco, también, viajar en el tiempo: cuando volvés a tu país (también es lindo tener a donde volver), ya todo es distinto. Quizás nada cambió. Pero cambiaste vos. Y entonces todo cambia.

***

Alura llega, finalmente, al aeropuerto de Tokio. Va a migraciones…

CONTINUARÁ…

 

*No sé cuándo seguiré esta historia, pero se me ocurrió hacer una especie de “novela de viajes”, con hechos, aventuras y desventuras de los míos. Los hechos aquí relatados no siempre son ciertos, y si bien el nombre de la protagonista es el mío, es solo una especie de historia, es más bien ficción, y es un personaje. Van a tener que adivinar qué parte es cierta y qué parte no 😛
Escribir es un poco viajar también, en el tiempo. Me ayuda a rememorar mis viajes. Si tiene buena recepción y les interesa saber cómo sigue la historia, la sigo… si no, fluiré con lo que surja y con las señales que me dé la vida 🙂
*Por tu atención, muchas gracias 🙂

 

Pienso, luego viajo. Viajo, luego existo por Alejandra de Picciotto se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://www.facebook.com/notes/los-viajeros-del-mundo-andan-diciendo/pienso-luego-viajo-viajo-luego-existo/2065912010304439/.

¿Te gustó? Compartilo y suscribite 🙂

Deja un comentario